Wednesday, September 28, 2016

EL DIVÁN DEL PUMA

DR. LIZANDRO ALVAREZ MARTINEZ REFLEXIONES MÁS ALLÁ DE LA MUERTE


Asistimos en ocasiones a situaciones extremas en nuestras vidas y una de ellas es sin ninguna duda la pérdida de un ser querido de  alguien tan cercano a nosotros que el saber que físicamente ya no estará más a nuestro lado nos genera sentimientos tan profundos que pareciera nunca los vamos a superar, que se entienda que la llegada de la muerte que es algo normal e inevitable y que solo nos queda asimilar queremos ir mas allá de esa intensión de allí este tema escogido para nuestro diván.

Somos parte de una familia numerosa de esas chapadas a la antigua como dirían algunos y sufrimos en carne propia sentir lo que es perder a seres queridos en nuestro caso empezando por mis abuelos, luego mis padres, después hermanos y lo más reciente mi cuñada, a quienes les guardamos amor inmenso y a quienes jamás los olvidamos pues los recordamos siempre y tratamos que estos sean los mejores momentos vividos con ellos, nada tristes.

Pero como todo comienzo tiene un final y todos cumplimos ese ciclo que nos marca la vida y que hace que nuestro paso por este mundo terrenal sea finalmente prestadito nomas si queremos buscar un calificativo que encaje perfectamente a nuestro paso terrenal, los invito a reflexionar sobre este tema para muchos seguramente nada agradable.


En esta ocasión tras estar meditando sobre el tema de la vida y la muerte, encontramos en nuestros archivos el escrito que compartiremos con todos ustedes y que pertenece a la pluma del reconocido y con larga data en el ejercicio de la profesión abogado Dr- Lizandro Alvarez Martínez, para empezar ex alumno sanjuanista promoción 1954 del Glorioso Colegio Nacional San Juan de Trujillo, fundador de la Aeas Tarapoto el 2009 (Asociación de ex alumnos sanjuanistas en Tarapoto), además ha sido columnista y articulista por muchos años en la revista El Tarapotino, creo méritos más que suficientes para la validez de su opinión, él es autor del escrito que nos gráfica de la mejor manera de la compañera o compañero inevitable en nuestra vida la MUERTE, siempre que estamos en algún trance recurro al mismo para entender que solo se teme a lo desconocido y nada más,  los invito a leer el mismo con detenimiento.

MÁS ALLÁ DE LA MUERTE 

¿A que le tenemos más miedo? ¿A la muerte? Que error tan grande. Si para morir nacimos. Entonces, ¿qué? que muera uno, unos días antes o unos días después, siempre tiene uno que morir. Entonces, ¿a qué tenemos miedo? Además, la muerte es tan natural como el nacimiento. Entonces, si le tenemos miedo a la muerte, también debemos tener temor al nacimiento, pues son los extremos de un mismo fenómeno que se llama vida. ¿Tenerle miedo a la muerte?, ¿Por qué? si todo lo que nace tiene que morir. Las plantas nacen y mueren. Los mundos nacen y mueren. Esta misma tierra donde habitamos nació y un día será cadáver, quedará convertida en una nueva luna.

Entonces, el temor a la muerte se debe a la ignorancia, porque uno siempre teme lo que desconoce. Esta serie de reflexiones nos hacen comprender que el misterio de la muerte es muy sagrado. Jamás podrá comprenderse el origen de la vida, el misterio de la vida, si antes no se ha comprendido – a fondo- el misterio de la muerte.

Cuando uno entiende de verdad lo que son los misterios de la muerte, entiende los misterios de la vida. Ver el cuerpo humano de un ser querido dentro del ataúd, o significa haber comprometido los misterios de la muerte. Pocos conocen esos misterios. Y es que la gente no  le interesa comprender realmente el hondo significado de la muerte, porque la muerte está embotellada en lo desconocido, jamás quiere experimentar lo desconocido, lo real, lo verdadero. Si queremos nosotros saber algo sobre el destino que nos aguarda, sobre lo que es la vida en sí, es necesario, primero que todo, saber QUÉ ES LO QUE SOMOS. Desgraciadamente la ciencia, la tecnología y el consumismo, engañosamente nos induce a la creencia de lo que sabemos todo.

Es muy triste realmente la existencia de aquellos que viven y mueren, sin haber conocido el motivo de su retorno, sin haber conocido la VERDAD sobre la muerte, sin saber lo que es intervalo entre la muerte y la concepción. Sin comprender por qué, al nacer un nuevo ser nos alegramos, nos regocijamos, y al morir gemimos, lloramos y desesperamos, algo que no pertenece al tiempo, y que sólo mediante la ciencia de la meditación podemos comprender. Ciencia que desgraciamente no es parte de nuestra educación y de nuestra cultura en la escuela, colegio o universidades, donde sólo se enseña lo que está de acuerdo a los intereses religiosos, políticos y sociales.

La VERDAD no es cuestión de creer, ni de dudar, la VERDAD, nada tiene que ver con la credulidad, ni con el escepticismo. La VERDAD, no es cuestión de ideas, teorías, opiniones, conceptos, preconceptos, supuestos prejuicios, afirmaciones, negociaciones, etc. Es cuestión del CONOCIMIENTO del yo, del MI MISMO. Es ese pensamiento filosófico tan antiguo, cuya inscripción se hallaba cincelada en piedra viva en el umbral solemne del TEMPLO de DELFOS que decía: “GNOSCE TE IPSUM”, CONOCERTE A TI MISMO y conocerás al universo y a los dioses.

De allí que si de verdad y en forma sincera queremos comprender la correcta MEDITACIÓN, es necesario comprendernos a sí mismos en todos los niveles de la mente, estar libres de ambición, egoísmo, miedo, codicia y más.

Realmente conceptos muy profundos los que comparte con todos nosotros  el Dr. Lizandro Alvarez Martínez, lo que también nos hace entender que no todo es vano si hablamos de nuestro paso terrenal pero teniendo en cuenta de saber qué ES LO QUE SOMOS como lo resalta acertadamente.


Esperamos finalmente haber llenado el interés de muchos que siguen pensando en que su paso por la vida es solo diversión y vivir el momento al máximo sin duda cada cosa en su lugar, ¿en todo caso que piensas de la vida y la muerte?. (Puma)